Fallece Amparo Mifsud, química y amiga, pieza fundamental en la fundación del Instituto de Tecnología Química (ITQ)

Amparo Mifsud Corts
Química y amiga, 76 años

Amparo Mifsud falleció día 13 de noviembre tras una breve enfermedad que desgraciadamente no pudo superar. Amparo fue una de las piezas fundamentales en la fundación del Instituto de Tecnología Química (ITQ) y durante más de 20 años fue su gerente. Sin embargo, Amparo inició su relación con la investigación al finalizar sus estudios de Química en la Universitat de València. En 1968, se desplazó a Madrid para realizar su tesis doctoral, incorporándose al equipo de investigación del Profesor José Antonio Rausell-Colom en el Instituto de Edafología y Biología Vegetal del CSIC con una beca del Plan de Formación de Personal Investigador. En 1972 obtuvo una beca de intercambio CSIC-CNRS que le permitió continuar sus investigaciones en el grupo del Profesor Michel Rautureau del Laboratoire de Cristallographie del Centre de Recherches sur les Solides à Organisation Cristalline Imparfaite, C.N.R.S. en Orleans (Francia) donde permaneció hasta 1974. A su regreso a España defendió su tesis doctoral en el año 1975 en la Universidad Complutense de Madrid.

Continuó su relación investigadora con el CSIC incorporándose como Colaboradora Científica Contratada, hasta que obtuvo una plaza de Colaboradora Científica en 1981, en el recientemente creado Instituto de Físico-Química Mineral, germen del actual Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid. En 1989 promocionó a la escala de Investigador Científico del CSIC y en ese mismo año, se trasladó a Valencia donde, junto con el Profesor Avelino Corma y un pequeño grupo de investigadores, fundaron el Instituto de Tecnología Química. A partir de ese momento, Amparo dio un cambio a su actividad científica, centrándose en las tareas de gestión del recién creado Instituto de Tecnología Química. La gestión de Amparo, completamente alineada con la dirección científica, impulsó el sentimiento de unidad en el ITQ, que se ha mantenido en nuestros días.

Además de su función como gerente en el ITQ, Amparo revolucionó el Servicio de Microscopía de la Universitat Politècnica de Valencia, del que fue su directora desde 1990, implementando un tipo de gestión de servicio abierto a toda la Universitat y al resto de la sociedad. Desde ese puesto impulsó su crecimiento hasta lo que es hoy en día, un servicio de referencia dentro de la UPV.

Amparo tras su dilatada carrera investigadora y de gestión se jubiló en el año 2010.

Sin embargo, Amparo fue mucho más que todo eso. Durante todos estos años, nos acompañó en nuestro día a día, se involucró en los problemas y buscó soluciones en todo lo que tenía que ver con nuestro Instituto. Y por supuesto, creo fuertes lazos de amistad con la mayoría de los que tuvimos la suerte trabajar con ella.  El ITQ ha perdido a uno de sus pilares y todos estamos afectados por su fallecimiento.